Ads Top

¿Doble moral?, Carlos Baute vive criticando al gobierno de Venezuela y miren lo que hace con su propio hijo.


No conforme con haber negado a su hijo por años, el cantante venezolano y opositor Carlos Baute radicado en España, se niega a pagar la manutención de su hijo y ni siquiera quiere verlo. Luego quiere dar lecciones de ética y responsabilidad al mundo.

José Daniel Arellán de 23 años, hijo del cantante y reconocido tras una batalla legal en 2013, tuvo nuevamente que recurrir a los tribunales y demandó al artista para exigirle una pensión de 900 euros al mes. Baute nunca se ha ocupado sentimental ni económicamente de su hijo, que ahora atraviesa una difícil situación económica viéndose obligado a interponer una demanda contra el artista.

El irresponsable cantante, que se ufana en publicar fotografías en las redes sociales y revistas de farándula codeándose con el jet set de la aristocracia española, ha sido incapaz de pagar una mínima manutención que por ley le corresponde a su hijo.

Arellán reclama que “por abandono de su padre vive inmerso en la penuria”, pidiendo de esta manera la suma de 90.000 euros (poco más de 120.000 dólares) en concepto de “alimentos provisionales y de indemnización por daño moral”.

Lo más vergonzoso, es que el cantante pretende y dice ser un "defensor de los derechos humanos", acostumbrado a hacer críticas constantes contra el gobierno bolivariano de Venezuela, según él, en defensa de "la verdad, justicia y respeto a los derechos ciudadanos" y no tiene ni la decencia de hacerse cargo de su propio hijo, contradicción que lo deja como un hipócrita.

Las críticas en las redes sociales no se hicieron esperar. Miles de tuiteros señalan a Baute de ser un "hipócrita, desvergonzado y doble moral", además afirman sentirse defraudados por el cantante.

"Baute en vez de estar criticando a su propia patria Venezuela, debería ocuparse de pagar la leche y los pañales que por años nunca lo hizo con su hijo", escribió Fabiana Araque Celli, usuaria de la red social Twitter.

Déjanos un comentario. 
Con la tecnología de Blogger.